03 noviembre 2016

Todo nuevo en La Idea Fija


Como el Gato Félix renaciendo de las cenizas, como multitudes coreando que van a volver sobre una melodía pop ochentosa, como Terminator que promete y cumple, como Troilo nunca yéndonos y siempre llegando, así estamos nosotros, regresando, recreándonos, resignificándonos.
Acá está, un nuevo número y un nuevo diseño de todo el sitio, además de los nuevos libros que seguramente ya conocen de anteriores entradas.
Y el nuevo diseño va más allá de una nueva estética. Básicamente, hicimos todos los dieciseis años de la revista de nuevo. No de cero, obvio, pero de uno coma cinco. Ahora La Idea Fija está de nuevo entera, tras haber quedado semidestruida luego de uno de esos ataques iconoclastas de Saurio. Cosas que se habían perdido en el limbo vuelven como si nada hubiera ocurrido, cosas que habían permanecido se mejoran con un diseño que ¡por fin! responde a todas las pantallitas habidas y por haber (o eso dicen, uno nunca sabe, la tecnología va a los pedos y uno ya no está para esos trotes).

Y esto es solo el principio de la quichicientésima reencarnación de La Idea Fija. Que no será la última, porque está en nuestra naturaleza ser mutantes, pero al menos es la que recupera la dignidad, se hace cargo de su pasado y piensa en el futuro (en el que esperamos no tener que hacer otro brutal trabajo de reconstrucción como el que hicimos ahora).

Vayan por La Idea Fija y fíjense qué cambiada está.

02 noviembre 2016

Ya salió el número 16




Ya salió el número 16, y viene con todas estas cosas:

Especial G. K. Chesterton
Saurio: Las apariencias engañan
G. K. Chesterton: Prólogo del periodista

Cuentos
Jorge Alberto Dávila González: Danos nuestro pan
Eduardo Frajman: Definición al arco
Claudia Cortalezzi: El aire es libre
Sylvia Spruck Wrigley: Carta de tu amorosa madre
Deborah Walker: Las tres ciudades hermanas
Hernán Domínguez Nimo: Un mundo feliz
Esteban Moscarda: El vino del tiempo
Daniel Frini: La payada de Edipo y la Esfinge

Nouvelle
Clarissa Díaz Brausen: Las hermanas del sol

Poesía
Leonardo Longhi: Yegua del sol

Comentarios
William Gibson: The peripheral

Date una vuelta por La Idea Fija y fijate qué cambiada que está.

13 octubre 2016

Puntada sin hilo - Eloísa Suárez




Los cuentos de Eloísa Suárez son gozosas máquinas precisas que rehacen las estructuras conocidas para construir mundos nuevos. Quienes amen los policiales de enigma saborearán los cuentos de Puntada sin hilo como sibaritas. Los cuentos de Eloísa Suárez son homenajes amorosos a un género que a tantos nos sigue seduciendo y tan pocos escriben así, en estado casi puro. Leerlos es reconocer viejos tópicos clásicos: el combate superstición versus razón, encarnado en escenas sobrenaturales que la mente preclara de quien ejerce el rol de detective desenmascara como simples coincidencias, efectos visuales, malentendidos; diferentes ambientes socio-culturales que se vuelven escenarios específicos de los crímenes (bibliotecas de ciegos, artistas de circo, gremialistas, el pequeño pueblo, la gran ciudad, el barrio humilde, la empresa competitiva) y nos recuerdan que —parafraseando el viejo dicho latino— la tentación de violar la ley hiere con igual pie las chozas de los pobres, el palacio de los reyes y cualquier otro espacio social donde haya gente que ama, desea, trabaja por su pan, se relaciona. Hay asesinatos, por supuesto, pero también robos misteriosos, desapariciones extrañas y claro, el guiño infaltable que le encanta hacer al género señalando sus orígenes: vueltas de tuerca nuevas para clásicos enigmas fundacionales (así, un par de detectives parecen desafiar a su antecesor fundacional, el detective Dupin de Edgar Allan Poe, y encontramos en Puntada sin hilo un nuevo caso de asesinato con gorila suelto).

Elsa Drucaroff

Conseguilo en nuestra tienda.

O en las siguientes librerías:
Mendel Libros - Paraguay 5163 (CABA)
Bohio Andaluz - Fitz Roy 2483 (CABA)
Borges 1975 - Borges 1975 (CABA)
La Otra lluvia - Bulnes 640 (CABA)
Punc - Beláustegui 393 (CABA)
La Internacional Argentina - Padilla 865 (CABA)
Pergamino libros - Honorio Pueyrredón 1131 (CABA)


12 octubre 2016

Polva - Leonardo Longhi




Novedad octubre 2016
Las bestias que conjuramos de día nos acunan por la noche. Argentina, la mayor elocuencia parece estupidez, y al vesre, lo que parece es. Por decir, la bestia salió ventrílocua. Se parece a un cimarrón, un cuzco ralo, taimado y veleta pero quién sabe. Abatida, aún se emperra. Se anuda con los de su especie sólo por necesidad. Política, vendría a ser. Polvo, polvito, pólvora en la polvareda. Todo esto se desvanece con un roce, y es bueno que así sea. Se escribe en todo caso, se habla sin parar (si alguien pudiera eso, existir un día más), se vive como si... Ser parte es un privilegio.
Leonardo Longhi

Polva se lee en una línea de la tradición argentina muy clara, la de los suburbios, el basural, Lamborghini, Carlos Correas, el primer Borges, el más “pervertido”… Todo pasado por un filtro de voces en mutación. No hay concesiones: cuando tiene que ser reactivo, agresivo o repugnante, lo es; también muy lírico, al mismo tiempo. Me sorprendió.
Juan Terranova

Conseguilo en nuestra tienda. O en Pergamino libros - Honorio Pueyrredón 1131 (CABA) y Punc - Beláustegui 393 (CABA)

11 octubre 2016

Cuatro correctísimos criminales - G. K. Chesterton



Novedad octubre 2016

"Cuatro correctísimos criminales" es un libro de G. K. Chesterton que consta de cuatro historias policiales autónomas pero todas relacionadas por la misma características: el crimen cometido es, en realidad, un acto de virtud por lo que, en realidad, no importa el Quién lo hizo o Cómo lo hizo sino Por qué lo hizo y, más específicamente, Por qué lo que hizo no es un crimen aunque lo parezca. Las historias están enmarcadas por un prólogo y un epílogo que les dan una coherencia de “novela” y ponen en otro contexto las paradójicas historias de los cuatro correctísimos criminales del título.
La presente traducción de Saurio recupera párrafos enteros que se habían perdido en las anteriores traducciones publicadas y aclara pasajes y diálogos antes incomprensibles. Además, es una edición anotada, para que todos aquellos que no sean ingleses de la década de 1930 o expertos googleadores entiendan algunas referencias algo oscuras que Chesterton hace en estas deliciosas historias.
Conseguilo en nuestra tienda.
O, por ahora, en La Internacional Argentina - Padilla 865 (CABA)